Las 5 estrategias infalibles para mejorar la productividad
1482
post-template-default,single,single-post,postid-1482,single-format-standard,stockholm-core-1.0.8,select-theme-ver-5.1.4,ajax_fade,page_not_loaded,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.1,vc_responsive
Mejorar la productividad

Las 5 estrategias infalibles para mejorar la productividad

¿Te gustaría saber cómo puedes mejorar la productividad de tus empleados? Estoy seguro de que sí. Por eso, en este artículo te enseñaremos 5 estrategias que funcionan y varias herramientas que te ayudarán a mejorar la productividad de tu empresa.

Mejorar la productividad es una de las obsesiones de muchos empresarios. Al fin y al cabo, nuestros recursos son limitados. Nos gustaría tener todo el tiempo y dinero del mundo, pero la realidad es otra totalmente diferente. Así que cada día, entras el primero y sales el último con el objetivo de hacer crecer tu negocio.

No vamos a hacernos trampas al solitario, es una tarea titánica. Pero, sea como fuere, estoy convencido de que cuando apliques estos consejos, conseguirás una mejora increíble en la productividad de tu empresa y empleados.

5 estrategias para mejorar la productividad

No avanza el que más trabaja. Nos han vendido que el valor está en echar más horas que un reloj, pero no estoy de acuerdo.

Lo más importante es trabajar de forma más inteligente. ¿Recuerdas aquello de que cantidad no es calidad? Pues en las estrategias que voy a contarte aplico ese principio. No son cuentos chinos, funcionan.

1. Controla el horario de tus empleados

Si quieres disparar la productividad laboral en tu empresa, tendrás que dar flexibilidad horaria. No lo digo yo, las mejores organizaciones del mundo como Google, Netflix o Facebook no exigen una hora de entrada y otra de salida.

Lo del horario fijo pasó a la historia y los modelos tradicionales dejaron paso a las nuevas técnicas de gestión corporativa. Gracias a esto, la conciliación laboral mejoró, la motivación de los empleados se disparó y, consecuentemente, los niveles de productividad laboral crecieron como la espuma.

Claro que para dar flexibilidad horaria, necesitas poder controlarla. No quiero que me malinterpretes. Hablo de control. Y controlar no significa necesariamente dominar. Significa también examinar con atención algo para hacer una determinada comprobación.

¿Y qué queremos comprobar? Que los nuestros trabajan y alcanzan los objetivos. ¿Y cómo lo comprobamos? Con un software de control de horario que te hace posible que tus trabajadores fichen desde cualquier parte del mundo.

FÁCIL, SEGURO Y CERTIFICADO

2. Forma a tu equipo

Sí, sé que es un tópico, pero es una verdad tan grande como un templo. Para escalar al siguiente nivel, forma a tus empleados. Y si lo haces bien, llegará el día en el que ellos te enseñen cosas a ti.

Hablo en serio, no pierdas el tiempo. Forma a tus empleados como si te fuera la vida en ello. Mejorarás la productividad, la calidad e inevitablemente aumentarás tus ventas. Pero no nos engañemos, la formación lleva tiempo, tendrás que invertir dinero y armarte de paciencia.

El genio que inventó el iPhone dijo una vez algo sobre esto y no le faltaba razón.

No tiene sentido contratar a personas inteligentes para decirles lo que tienen que hacer; contratamos a personas inteligentes para que nos digan lo que tenemos que hacer.

Steve Jobs
Frase sobre productividad

3. Motiva a tus empleados

Hace tan solo unos meses los investigadores de Harvard preguntaron a 600 empresarios sobre qué era lo que más les preocupaba de su empresa. La mayoría respondieron que, en una situación tan complicada a nivel global, lo más importante para ellos era mantener motivados a sus empleados.

El teletrabajo, el confinamiento y las restricciones han provocado un cambio de preferencias sin parangón. Cada vez es más difícil mantener motivados a los trabajadores, por lo que trabajar la motivación supondrá una ventaja competitiva respecto a cualquier empresa de tu sector.

¿Y por qué debería trabajar la motivación? Te cuento, según la última investigación de Hay Group Research, los empleados motivados son un 43% más productivos que los que no lo están.

No obstante, debes saber que no es suficiente con regalar un fin de semana romántico a tus empleados para mejorar la motivación. La evidencia demuestra que cuanto más largo sea el periodo en el que se trabaja la motivación, mejores serán los resultados.

De media, los programas que duraron una semana consiguieron aumentar el rendimiento de sus empleados en un 20%, los que duraron 6 meses un 30% y los que se llevaron a cabo durante al menos 1 año, provocaron que el rendimiento mejorara un 44%.

4. Mejora la comunicación

La comunicación es otro de los grandes olvidados en las empresas.

Muchas veces damos por hecho que todo el mundo ha entendido lo que hay que hacer. Y claro, luego vienen los madres mías. Si quieres mejorar o aumentar la productividad de tu empresa, asegúrate de que cualquier mensaje ha llegado correctamente a todas las personas implicadas.

Por ejemplo, si estamos trabajando en un proyecto en el que hay que hacer una presentación, dedica a tiempo a explicar cómo hay que hacerlo, quién lo llevará a cabo, cuáles son los plazos y cómo se resolverán las incidencias.

Por si lo anterior no fuera suficiente, no solo se trata de comunicar de forma precisa, también comunicar de forma agradable. Hay muchas formas de dirigirse a tus empleados y deberás encontrar un equilibrio. Ni demasiado duro, ni demasiado blando.

Ponte en manos de un profesional si es necesario. Parece que como todos sabemos hablar y escribir, no es necesario dedicar tiempo a formarse en esto, pero acabamos de ver que no es así.

5. Preocúpate por el futuro de tus empleados

No dejes que lo urgente te impida ocuparte de lo importante. Lo más importante en tu empresa siempre serán las personas. Preocúpate por ellos y programa una reunión mensual o trimestral, para preguntarles qué tal se encuentran en la empresa y cómo se ven en el futuro.

Pocas cosas son tan costosas para una empresa como formar a nuevos empleados. Si no te preocupas por su futuro, tarde o temprano acabarán buscando nuevos proyectos. Un plan de carrera no tiene por qué ser algo tedioso y excesivamente elaborado, pero sí deberías dejar claro cuáles son las posibilidades de promocionar y qué debería ocurrir para que puedan cumplir sus propios objetivos.

Cuando los empleados tienen objetivos claros y precisos son más productivos. Y si están alineados con la marcha de la empresa, para qué contarte.

En resumen, ofrece flexibilidad horaria, invierte en formar a tu equipo, motiva a tus empleados, no dejes de lado la comunicación y preocúpate por el futuro de tus empleados.

Jose